domingo, 21 de junio de 2015

El peor enemigo del fandom

Llevo alrededor de diez años escribiendo fanfics. Diez u once, ya no me acuerdo exactamente. Sin embargo, como todos, comencé desde abajo y de hecho no puedo calificarme como una eminencia ni mucho menos, pero dicen que “más sabe el diablo por viejo que por diablo”, así que de menos algo le sé a este mundillo. Como sea. El caso es que desde que comencé a escribir he visto de todo y he estado en gran cantidad de fandoms: en algunos mi estancia ha sido casi permanente, en otros sólo he cruzado fugazmente y existen aquellos en los que ni siquiera me he atrevido a asomarme. En el caso de los dos últimos, la razón es casi siempre la misma:

LAS

FANGIRLS

No. No estoy en contra de ellas. Yo también lo soy. Me gusta pasarme las noches leyendo guarradas sobre tal o cual personaje, grito internamente cuando equis se le acerca a ye en la escena 536 del capítulo 2869 del anime/manga/libro/juego/loquesea y en realidad tengo serios problemas porque me enamoro hasta el tuétano cuando entro a un fandom y me aferro a éste como una garrapata. Claro que soy fangirl… y de las hard. Sin embargo, me he topado con algunas (y algunos fanboys) que llevan ese gusto a un grado de locura y obsesión tan enfermos que hasta a mí me asustan. Y por supuesto, el resto lo terminamos pagando de muchas formas.

En lo personal muchas veces me he puesto a dudar en ver/leer algo por culpa de las fangirls/los fanboys e incluso he terminado por odiar algo que realmente amaba por su causa. De hecho, hay fandoms en los que me encantaría publicar pero la comunidad de fans es tan cerrada que intentarlo es como amar a Dios en tierra de indios. Si te atreves a hacer algo en contra del “canon”, si criticas o si simplemente das tu opinión sincera, eres rápidamente llevado a juicio y crucificado. Por ende, es muy difícil encontrar algo nuevo en estos fandoms y todo resultan ser “pan con lo mismo”, es decir, se estanca en un hoyo que no le permite avanzar. Esto nos lleva a tener que soportar escritos cada vez más mediocres que se hacen pasar como grandes textos hechos por Gabriel García Márquez cuando en realidad carecen de contenido, originalidad, calidad y sobre todo, de interés. Y lo peor del caso es que, muchas veces, esto se celebra y nadie hace nada para remediarlo.

Llega el momento en el que los fandoms decaen, eso es muy cierto. Hay fandoms casi inactivos o prácticamente muertos (yo estoy en uno y es terriblemente doloroso tener que vivir de fics escritos hace ocho años). Las razones por las que un fandom cae son muchísimas: que si se acabó el anime/manga, que si salió algo mejor o más interesante, que si la nueva temporada ya no gustó tanto, etcétera, pero también es muy cierto que una de las razones por las cuales esto ocurre somos los fans, precisamente por las razones previamente analizadas: nos volvemos tan envidiosos y/o tan cerrados que se nos olvida que al final de cuentas, somos una comunidad que en teoría debería apoyarse mutuamente y terminamos hartándonos a nosotros mismos.

 “El peor enemigo del hombre es el hombre”, dijo Cicerón. “El peor enemigo del fandom es el fan”, dije yo.

Sin embargo, no hay que generalizar. En estos años me he topado con fans y escritores tan comprometidos con su fandom que a pesar de todo han sabido sobreponerse a las circunstancias y crear  una comunidad excelente y con contenido maravilloso. Hay fandoms magníficos y fans aún más. Si el tuyo ha caído en desgracia, no te preocupes: siempre puedes migrar hacia nuevas y más verdes praderas para extender tus horizontes y probar suerte en nuevos sitios. A lo mejor y te encuentras con algo verdaderamente agradable.

(O quedarte en tu fandom como todo un macho pelo en pecho espalda plateada y ver cómo se hunde progresivamente…como es mi caso)



1 comentario:

  1. *CoughSupernaturalcough*

    Yo he dejado los fandoms porque hay guerras entre las facciones dominantes de los mismos que hacen que cuestione mi nivel de paciencia. Me he encontrado post de personas que llegan a ofender a los actores que interpretan a los personajes de las series porque los personajes no les gustan y creen que no merecen la atención que reciben (my poor baby Jared).

    He visitado fandoms porque el trabajo de sus fans es impresionante a pesar de tener nulas ganas de seguir viendo/leyendo/jugando el título (SNK, KNB)

    Y así.

    Luego están los fandoms tan unidos que rescatan series insifribles: TW.

    El asunto es súper variado.

    La otra vez leí un artículo en dónde mencionaban la importancia de Twilight para el fanfiction y que la gente seguía Twilight no por la calidad de las novelas, sino por la de los fanfiction y fanarts y porque muchos se iniciaron en este mundillo ahí.

    Dicho todo esto sólo quiero agregar que la mayoría del tiempo soy fangirl en solitario, es que no tengo paciencia, además, los fandoms grandes dan miedo.

    ResponderEliminar

¡Deja tu opinión!, las respetamos casi todas y no mordemos... bueno, a veces.