miércoles, 17 de junio de 2015

Recomendación. A imagen y semejanza.

¡Hola! Inauguro lo que, esperamos, se convierta en una sección regular: Recomendaciones de fanfics. El que hoy quiero recomendar, valga la redundancia, pertenece al fandom de Star Trek, pero no se preocupen. Se puede leer incluso sin conocer nada de la serie o las películas. Su autora, fantasmaalineal, es de hecho una autora profesional que empezó a escribir yaoi para aprender a darle dramatismo a sus textos, como cuenta en su perfil en fanfiction.net.
Vamos al fic. A imagen y semejanza es una historia de ciencia ficción, y como tal hay muchos datos técnicos, que pueden resultar engorrosos, pero están muy bien descritos, de manera que no es difícil de entender. Es yaoi -spirk, como se le conoce al Spock/Kirk, ambientado en el universo de Star Trek 2009 (las últimas películas), después de la destrucción de Vulcano, en un momento en que la raza vulcana se enfrenta a la extinción y deben repoblar.
Por otro lado, el fic es también un crossover con Xenogenesis, una serie de libros de la fallecida Octavia Butler, de la que obtiene la mayor parte de datos para la manipulación genética, que es el motor del fic.
No quiero spoilear, así que no diré mucho más, excepto que es un gusto leer una historia bien hecha, que mezcla la ciencia ficción dura con el romance y no ahorra en explicarnos el universo en el que está inmerso la historia, algo de lo que muchos fics carecen.
¿Advertencias? Tríos, relaciones interraciales -y me refiero a alienígenas humanoides, uso del lenguaje vulcano y oankali (explicada cada expresión en las notas del fic), menciones de xenofobia.
Advertencia para grammarnazi: hay leves errores en gramática, unas tildes de menos, pero esto no vuelve el fic menos disfrutable.
Si quieren leerlo, les dejo el link. Pasarán un buen rato y, con suerte, se interesarán en el trabajo de Octavia Butler, como me pasó.
Paz y prosperidad.
(Me despido al modo vulcano, para ir en la misma línea del fic)

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Deja tu opinión!, las respetamos casi todas y no mordemos... bueno, a veces.