domingo, 9 de agosto de 2015

El heterosexismo en el Boys Love


Quizá no tod@s estén familiarizad@s con el término "heterosexismo", pero al describirlo se darán cuenta que es nuestro pan de cada día. El heterosexismo es un cúmulo de comportamientos que según normas y reglas sociales, perpetúan la binarización de los géneros (hombre y mujer), sus roles según el género y la invisibilización de las orientaciones sexuales diferentes a la heterosexual. Y ahora seguramente se preguntan, ¿cómo puede haber heterosexismo en un género netamente gay?, pues sí lo hay y mucho.

La inmensa mayoría de las obras ficticias Boys Love son heterosexistas, pues aunque en apariencia nos presentan a dos hombres, en realidad la dinámica de su relación e incluso los roles de género son los típicos de una relación heterosexual, en la cual tenemos a un hombre (representado por el seme) y a una mujer (representada por el uke), los cuales fueron puestos allí de forma más o menos consciente por las respectivas mangaka.

Teniendo en cuenta los orígenes del género BL, no es nada extraño que se de esta semejanza entre un "uke" y una mujer, pues "uke" que inauguró el género, en efecto, fue concebido como una mujer, pero cuando Censura-chan atacó, ella se convirtió en él, estoy hablando de Gilbert de "Kaze to ki no uta", por supuesto. Pero este fenómeno debió quedar olvidado hace ya varios años, pues fue muy anterior a la aparición del verdadero YAOI (el sin punto, sin clímax y sin sentido), reinante en los 80's y 90's, desatado por una horda de fangirls que vieron entre los chicos de los anime shounen algo más que simple camaradería y comenzaron a preguntarse... "¿qué pasa con todos estos adolescentes hormonales, juntos y sin mujeres cerca?", de lo cual surgieron los doujinshi porno que popularizaron el género. Pero este no es un post sobre la historia, me he ido por las ramas.

Como decía, en el BL, 9 de cada 10 manga tienen muy marcados los roles "seme" y "uke", los cuales pertenecen ya no a un papel meramente sexual, que se determina dentro de la alcoba (o en el ascensor, la cocina, el callejón...), si no como un verdadero estereotipo de personalidad, en el cual, el "seme" es un completo "macho de pelo en pecho, dominante, proveedor, penetrador, frío, hipersexuado y siempre dispuesto a abusar de su autoridad" (el ideal machista de hombre), mientras que el uke es un "chiquillo pequeño, delgado, alegre, dulce, sumiso, penetrado y sometido a la autoridad de su pareja de turno" (el ideal machista de mujer), lo cual ayuda a reafirmar y perpetuar lo roles de género tóxicos y heteropatriarcales en la mente de las mujeres que leen el género, porque, chicas, ¿con quienes se identifican más ustedes?

Volviendo al tema, el Boys Love se desprende de una sociedad muy rígida, conservadora, machista y heterosexista (sí, los japoneses lo son) y está diseñado para adiestrar a las jóvenes mentes, vulnerables a la imitación y perpetuación de patrones de comportamiento obtenidos de sus fuentes de entretenimiento (¿alguien se ha fijado en los valores que promueven los shounen y la dinámica de los shoujo?), por lo cual no es extraño encontrarlo en el contenido japonés, pero... ¿qué ha pasado en occidente?, las chicas occidentales, sobre todo las adolescentes, se han encargado de perpetuar estos cliché de género, a través del material producido "por y para fans" (fanfics, fanarts, etc.), a tal punto de deformar la personalidad original de los personajes para hacerlos encajar en los estereotipos heterosexistas que nos ha vendido Japón, a tal punto de ya no ver una relación homosexual entre dos hombres, si no la relación entre una mujer con pene y un semental, macho pecho peludo.

Esto, además de la correspondiente distorsión de la visión global del lector o lectora, distorsiona y se vuelve el cáncer que envuelve los fandoms, pues de la nada vemos a Sanji comportándose como un "ukecito kawaii y adorable que se deja violar por Zoro", cuando el personaje se la vive maldiciendo a Zoro y le sería jodidamente fácil patearle los huevos, dejarlo en la enfermería con Chopper un rato y huir de allí, así como a Zoro haciendo las de "seme macho violador", cuando él de por sí es un personaje reservado y hasta cierto punto, asexual, que además se la pasa peleando/ofendiendo a Sanji y está más interesado en hacerle un San-to-ryu que un oral. Con esto no estoy diciendo que estoy en contra de la pareja, incluso la shippeo, pero estoy jodidamente harta de ver a dos personajes fuertes y masculinos que están al mismo puto nivel en todo, absolutamente todo, según Eichiro Oda, convertidos en un burdo estereotipo heterosexista de la relación machista perfecta. Simplemente NO.

Y así como sucede en One Piece, con una de mis parejas favoritas, sucede con muchísimas más a lo largo de todos los fandoms. Todo personaje popular corre el riesgo de ser reducido a un "seme-macho-violador" (como si esto no fuera de hecho, un delito) y a un "ukecito kawaii inocente", llegando al extremo de que el "uke" parece ni siquiera saber para qué mierdas tiene el pene pegado entre las piernas. Otro problema de estos roles de género distorcionados y pegados a aquellos que supuestamente deberían tener más "igualdad sexual". El seme es el tipo super-experimentado en el sexo (como todo buen hombre machista) y el uke es un virginal jovencito, carente de deseos sexuales y/o malicia (adivinen: el ideal machista de la buena mujer).

Y como el artículo se me está extendiendo demasiado y el tema va para laaargo, mejor corto el rollo aquí. ¿Y ustedes, querid@s visitantes del blog? ¿Alguna vez habían visualizado esto? ¿Creen que estoy exagerando? ¿Se habían siquiera detenido a pensar sobre el tema?, les dejo de tarea que respondan las preguntas. Yo me voy a dormir.

Nos vemos otro día.

2 comentarios:

  1. ¡Hermosa y bien explicada entrada!
    Personalmente prefiero historias (mangas, doujinshis, fanfics, fanarts) donde la pareja no caiga en el rol de uke (mujer con pene) y seme (macho violador). Un uke no tiene por qué ser necesariamente delicado; perfectamente puede ser fuerte, valiente, e incluso experto en lo que el seme también lo es. ¡Es un hombre, por Dios!
    Pero mientras sigan saliendo mangas donde el uke se desmaye porque se rompa una uña y se quiebre porque le griten, seguirán habiendo chiquillas que seguirán este patrón y escribirán y dibujarán sin parar, porque lo ven normal y aceptable.
    El mundo necesita de ukes más varoniles y semes más... normales XD

    ResponderEliminar
  2. Me pasa, justamente con Luffy.
    Todo el puto fandom lo pinta como una inocente damisela en apuros que debe ser salvada por el macho de turno (Law, Zoro, etc).

    Vamos, que la personalidad de Luffy es dominante, y si no es seme, al menos un uke rebelde y dificil de someter. Pero dejemoslo en un suke dominante.

    ResponderEliminar

¡Deja tu opinión!, las respetamos casi todas y no mordemos... bueno, a veces.